Índice del artículo

 

6- Archivos digitales

Existen muchos tipos distintos de archivos de imagen digital. Algunos comprimen la información para evitar que las fotografías ocupen mucho espacio – virtual – en la tarjeta de memoria y en el ordenador, así como para que la grabación y descarga se realicen en tiempos más cortos.

Entre los modos de compresión los hay con pérdida, que eliminan parte de los datos similares de la imagen para después recomponerlos por interpolación, y sin pérdida, cuya ventaja es que sustituyen todos los píxeles con información idéntica por una “nota” en la que se especifica cuál es esta información y el lugar que ocupa en la imagen. Los más interesantes son los siguientes.

6.1- JPEG

Es el más habitual en todas las cámaras de media gama. Se trata de un formato comprimido con pérdida. Es posible escoger la cantidad de compresión aplicada, por lo que la calidad y el tamaño del archivo son variables dependiendo del grado de compresión. En fotografía dental para fines distintos de aplicaciones web o pantalla, debería usarse el formato JPEG con la mínima compresión que permita la cámara.

También todos los programas de imagen reconocen este formato, por lo que es uno de los más extendidos.

6.2- TIFF

Formato sin pérdida, normalmente no se comprime en la cámara aunque en algunos programas de gestión de imagen se encuentran distintas compresiones de TIFF, como LZW o RLE. La ventaja del formato TIFF es su práctica universalidad y la posibilidad de trabajar con imágenes de hasta 48 bits de color. Es el formato estándar en las labores de impresión comercial. Su desventaja es el gran tamaño de archivo y el mayor tiempo de grabación.

6.3- RAW

Se trata de un formato específico de cada marca de cámara. Los archivos RAW de Canon (CRW) son distintos de los de Nikon (NEF). Graba datos en bruto del sensor (sin procesar) y, por consiguiente obtiene la máxima información posible de cada píxel, incluidos los que en otros formatos se utilizan para procesos de comunicación y reducción de ruido. RAW exprime a todos los píxeles reales del sensor, no sólo a los efectivos. Además de grabar más información, los archivos RAW ocupan menos espacio en la memoria que los archivos TIFF.

6.4- ¿Cuál usar?

Lo ideal es utilizar siempre el formato con la mayor calidad posible, teniendo en cuenta que no todas las cámaras pueden generar archivos de los tres tipos mencionados arriba. Algunas, por ejemplo, grabarán JPEG y TIFF, otras JPEG y RAW, y alguna será capaz de utilizar los tres.

Si la cámara tiene esa posibilidad, lo mejor es usar RAW puesto que la gran cantidad de información grabada nos permitirá más flexibilidad si tenemos que efectuar algún ajuste de color o interpolación. De unarchivo RAW podemos obtener un TIFF para impresión de alta calidad y JPEG para presentaciones o web. Hoy se está generalizando la función de obtener directamente en la cámara un archivo RAW y otro JPEG de la misma imagen simultáneamente.

Usamos cookies para mejorar su experiencia de navegación. Más detalles en el enlace: To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information